1 de agosto de 2015

Yates tenía motivos para dudar de su victoria, Van Avermaet, iba escapado y con ventaja suficiente para llegar a meta, pero...



Clásica de San Sebastián accidentada por donde quiera que la mires. Se prometía una gran carrera, con grandes favoritos para el triunfo final, en el que resaltaba gente como Valverde, Purito, Gilbert, Alaphilippe, etc...

Carrera ha existido, competición y rivalidad también, y supongo que espectáculo mucho más, pero lo que es nosotros, o los espectadores, poco o nada han visto. A falta de 50 km para el final, la retransmisión en directo se iba a carajo por fallo del avión que hacía de enlace. Solo al final, y con muy mala calidad, hemos podido ver como ganaba Adam Yates (Orica), sin enterarse, dicho sea de paso.

El colmo de los despropósitos, el ganador no sabía que ganaba. La causa de este desastre... Efectivamente, Yates tenía motivos para dudar de su victoria. Al parecer, Greg Van Avermaet, iba escapado y con ventaja suficiente para llegar a meta, y una moto lo sacó de la carretera, tirándolo a la cuneta. Al pasar Yates por la zona, ni se percato que Avermaet estaba en el suelo, con el lógico despiste en meta.

Desastre total, en una carrera como la Clásica de San Sebastián, que no olvidemos, está dentro del circuito UCI Pro Tour. Evidentemente, una muy mala imagen, la que se ha dado a nivel organizativo, de una de las pruebas más importantes de España.

Al final, y en el sprint del grupo, que por cierto, también ha habido una caída, para completar la tarde, se ha impuesto Gilbert, entrado Alejandro Valverde en tercera posición.


Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios aquí